miércoles, 2 de agosto de 2017

Mónica García se comprometió con el empresario Enrique del Castillo. Quiere tener tres hijos



Siempre es bueno volver a empezar. Mónica García y Enrique del Castillo decidieron darse otra oportunidad en el amor y de pronto la vida de la afamada modelo boliviana dio un giro...

Estaban en el matrimonio de un amigo en la fría sede de Gobierno y, ni bien terminó el juego con la liga del novio, Del Castillo apareció en el escenario. Mónica, atónita, lo miró y se preguntaba qué hacía allí. Él respiró, no la pensó dos veces, se arrodilló y le lanzó: “¿Quieres casarte conmigo?”. Ella tampoco dudó y ante tan bonita sorpresa, dijo: “Sí, quiero”.

Aún emocionada, la maniquí de Pablo Manzoni le contó primicialmente a EL DEBER que ese “sí” le salió del alma y no necesitaba “pensar nada”. Se casarán a fines de 2018, pero aún no tienen la fecha ni el lugar exacto. Ella elegirá una playa para ese momento cumbre, quizá sea en Cancún, Punta Cana o alguna otra. “Siempre soñé con casarme en la playa, con un vestido de princesa”, agrega la maniquí cruceña.

“Hemos pasado momentos difíciles, pero ahora estaremos juntos para siempre. Me encanta la forma de ser de Enrique, es proactivo y me ha ayudado a crecer en todos los ámbitos. Estoy enamorada”. Así abrió el corazón una de las modelos más espigadas del país y dueña de una silueta muy bien trabajada (mide 1,80 m).
Ambos habían terminado su relación en mayo, pero después de varias semanas volvieron. La raíz de la ruptura radicó en que el empresario vivía en EEUU y “una relación no funcionaba si ambos estaban alejados”.

Él dejó el país del norte y tiene un empleo como gerente en La Paz.

Ella, que cumple 10 años en el modelaje, no piensa ‘colgar el biquini’, solo ‘ascenderá’ a otra etapa de su vida. ¿Hijos? Tres o los que le envíe Dios. ¡Que viva el amor!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario